Illawarra Flame House: pensando en la rehabilitación

0
3

En el Solar Decathlon 2012 (Madrid) vimos cómo un equipo francés triunfaba, proponiendo nanotorres urbanas. Más tarde en la de China, la Illawarra Flame House se hizo con la victoria, con la reforma sostenible para una de las casas más populares de Australia, la casa Fibro. La idea es estupenda, porque si ya es importante construir nuevas viviendas respetuosas con el medio ambiente, también lo va a ser en las próximas décadas la rehabilitación. Recordemos que los antiguos edificios son auténticos devoradores de energía.

Illawarra-Flame-House-vista-aerea

Esta casa obtuvo en la competición un total de 957.6 puntos (de un máximo de 1.000). Pero creemos que difícilmente hubiera alcanzado un TOP3 en cualquiera de las ediciones anteriores del Solar Decathlon. Casas como la WaterShed (ganadora en el 2011), o Patio2.12 (segunda en el 2012), están varios escalones por delante de este modelo. Parece que los jurados en China quisieron inflar/compensar con altas puntuaciones la mediocridad dominante.

De-Casa-Fibro-a-Illawarra-Flame
Este proyecto aplica una reforma a una casa Fibro, muy típica en Australia.

Illawarra-Flame-House-fachada-lateral

La vivienda Illawarra Flame fue realizada por estudiantes de la Universidad de Wollongong (UOW). Está orientada a clientes que pronto van a jubilarse, ya que supone una reducción del número de dormitorios. También garantiza un hogar de energía cero para sus nietos. La reforma está planteada para conservar la parte más esencial de esta arquitectura, proporcionando una solución económica. Y lo hace reduciendo al mínimo la cantidad de residuos de una demolición. Las modificaciones geométricas hechas se enfocaron en mejorar la iluminación natural y ventilación del edificio, así como la instalación solar:

  • El tercer dormitorio de la casa original se quitó. Ese espacio se la añadió al salón; pero también la cubierta a dos aguas ha cambiado, para permitir la instalación de unas ventanas.
  • Amplias terrazas en los lados sur y norte, con estructuras que aportan sombra.
  • El cuarto de baño original y el lavadero se sustituyeron por dos módulos prefabricados (PODs), una vez eliminados los muros existentes. Hay unos pequeños módulos en los dos dormitorios que sirven para añadir un armario al cuarto principal; también hay un espacio de lectura que se puede utilizar como habitación para huéspedes (sofá-cama).
  • Con el fin de facilitar el transporte y montaje, se utilizó una estructura de perfiles de acero y madera.
Illawarra-Flame-House-axonometria
Axonometría de Illawarra Flame. En rojo, los módulos prefabricados añadidos al diseño original.

Illawarra-Flame-House-cocina Illawarra-Flame-House-terraza

Estrategias sostenibles de Illawarra Flame House

El equipo de UOW utilizó el Living Building Challenge como guía para elegir los materiales. La intención no era otra que cada componente de la vivienda tuviera la mínima huella de carbono. Por eso tiene un alto contenido de material reciclado, una buena calidad del aire, empleando materiales de origen local. De esta forma se evitaron materiales como el PVC, plomo, mercurio, y formaldehído.

La máxima preocupación a la hora de diseñar esta vivienda fue conseguir un mínimo consumo de energía y de agua. También se pretendió mejorar el confort térmico y acústico, su funcionalidad, y el bienestar general de sus ocupantes. Una vez más, tenemos una casa solar con un espesor de aislamiento considerable. Se empleó en este modelo DOW Thermax y Knauff EarthWool. El resto de elementos ecológicos añadidos se resumen en la siguiente lista:

  • La instalación fotovoltaica en cubierta proporciona una potencia de 9,4kW. Está formada por dos tipos de células, una de película delgada y otra de paneles de células policristalinas. También se colocaron paneles térmicos solares.
  • Se elimina el aire caliente existente debajo de las placas fotovoltaicas, con el fin de aumentar su eficacia. Se aprovechó para la calefacción.
  • Hay un muro construido con un 90% de material reciclado (incluye tejas trituradas de la casa original). Sirve de masa térmica que ayuda a mejorar de forma pasiva la temperatura interior de la vivienda.
  • El sistema de climatización hace uso de la instalación solar térmica y un material de cambio de fase (PCM) como acumulador térmico. Es capaz de proporcionar calefacción y refrigeración, equilibrando las cargas térmicas entre el día y la noche.
  • Hay ventanas de doble acristalamiento, con carpintería de madera de accoya.
  • Se realiza el tratamiento de las aguas grises, mediante un cañaveral con filtro lento de arena. Ese agua puede reutilizarse para el riego, y el lavado de ropa. Además hay un sistema para la captación de aguas pluviales y almacenamiento en un depósito de 2.4m3.
  • En el exterior del edificio hay una instalación que hace uso del compostaje, y otra de acuaponia. Se incluye también un jardín vertical, colaborando a reducir lo residuos de la casa, mejorando la calidad del aire, y proporcionando un huerto de bajo mantenimiento.
  • Diferentes elementos de la casa Fibro fueron reutilizados para formar la nueva cubierta.
  • Iluminación con tecnología LED.
  • Como viene siendo habitual en este tipo de viviendas, se incorporaron controles para vigilar el consumo energético, así como el sistema de climatización.

La Illawarra Flame House regresó al Campus de Innovación UOW para utilizarse como laboratorio viviente. Imágenes del sitio web oficial.

 

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificación de