TACK: casa diminuta de autoconstrucción

0
6

Esta acogedora casa de madera está en Snohomish (Washington), pero bien podría ubicarse en cualquier otro lugar. Se trata de una de esas casas rodantes construidas sobre un remolque, que en esta ocasión tiene dos ejes. Es TACK, está hecha completamente a mano, y creemos que es una de las mejores casas diminutas que hayamos visto jamás.

El proyecto lo inició Chris (fotógrafo profesional) y Malissa (desarrollador gráfico). Este joven matrimonio decidió construirse una tiny house tras volver de Nueva York. Su propia casa de madera estaría al abrigo de los árboles y las montañas de la costa Oeste. Para ello necesitaron de 800 horas de trabajo, repartidas en unos siete meses. El presupuesto de 20.000 dólares combinaba principalmente materiales reutilizados y madera con certificación sostenible.

sala-Casa-madera-TACK

vista-trasera-Casa-movil-TACK

La Casa Tack tiene tan solo 13m2, pero cuenta con todo lo necesario para que esta pareja (y sus dos gatos) puedan llevar un estilo de vida sencillo y compacto. A diferencia de otros modelos, esta casa móvil carece de porche. La puerta de entrada está situada junto a una esquina lateral, dando acceso directo al salón. Es un espacio que funciona también como comedor y estudio, simplemente abatiendo un tablero de madera que hay justo debajo de un iMac (montado sobre la pared).

Casa-madera-TACK-paneles-solares cocina-Casa-madera-TACK altillo-Casa-madera-TACK

puerta-Casa-madera-TACK

[gap height=»15″]

Para dormir, hay que subir por una escalerilla al loft, que resulta mucho más espacioso de lo que viene a ser habitual en este tipo de viviendas: se beneficia del cambio de pendiente de la cubierta. Justo debajo del dormitorio está la cocina y el cuarto de baño, que tiene inodoro de compostaje y una ducha.

Otra de las sorpresas de este proyecto es la cantidad de luz natural de su interior, conseguido con un total de 12 ventanas (!). Una de ellas está en el tejado de la sala de estar. Como se puede ver en algunas de las fotos tomadas durante su construcción, se utilizó lana natural como material aislante. La energía eléctrica se consigue de unos paneles fotovoltaicos situados en el jardín, mientras que para cocinar se ha optado por gas propano.

baterias-casa-Tack

Para los que le apasionen el mundo de las casas rodantes, hay más información en el blog de esta pareja.

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificación de