Fibras solares para fabricar tejidos fotovoltaicos

0
2

Explicamos aquí un estudio dirigido por el profesor John Badding, de la Universidad Estatal de Pensilvania (EE.UU.). Él y su equipo fueron capaces de desarrollar un nuevo tipo de celdas solares flexibles. Esta variedad de célula podría cambiar la manera de generar energía limpia. Por primera vez se creó una fibra óptica basada en silicio, que produce electricidad a partir de la luz. Esto abre la puerta a la creación de un nuevo tipo de tejido fotovoltaico.

filamento enrollado fibra solar

Nuevo tipo de fibra óptica

Este hallazgo está basado en trabajos anteriores que fusionaban fibras ópticas con chips electrónicos. Pero en esta ocasión se encontró la forma de evitar esa combinación. En vez de fusionar un chip plano con una fibra óptica cilíndrica, los investigadores construyeron directamente un nuevo tipo de fibra óptica. Es más delgada que el cabello humano, pero tiene integrado su propio componente electrónico. Esto fue posible utilizando técnicas de alta presión química para depositar materiales semiconductores, capa a capa.

Estos ‘cabellos’ de fibra de silicio cristalino con materiales semiconductores funcionan igual que las celdas solares. Son dispositivos fotovoltaicos que generan energía limpia mediante la conversión de radiación solar en corriente eléctrica. Y lo hacen capturando la luz en diferentes ángulos. Ahora el objetivo es crear estas fibras solares con más de 10 metros de longitud. Así se podría fabricar algo novedoso: tejido fotovoltaico. Ese material tendría una amplia lista de aplicaciones basadas en la energía solar, superando las limitaciones actuales que imponen las baterías de teléfonos inteligentes, tabletas,… para conectarse a ellas y recargarlas. También el ejército está especialmente interesado en  fuentes de alimentación portátiles para los soldados.

seccion transversal fibra fotovoltaica
Sección transversal de la nueva fibra óptica con capacidades fotovoltaicas, en la que se muestran cada una de las capas creadas. Fotos del laboratorio Badding, Universidad de Pensilvania.

Más información en Phys.org.

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificación de